NEGRE
Jordi, aventurero incansable que regresó por amor.
Diana, mujer atrevida, divertida y toda una princesita.
Organizaron una boda con estilo y elegancia junto con sus seres queridos. El lugar escogido para celebrarlo fue Can Marial, con vistas al mar y rodeados de naturaleza. Esta combinación fue ideal para una ceremonia íntima y emotiva recordando viejos tiempos.
La pareja entró al aperitivo bailando junto a los músicos, dando lugar al inicio de la fiesta. No faltaron los reencuentros, las charlas, ni los “selfies” que más tarde se trasladaron al comedor donde siguieron las sorpresas y regalos.
La sonrisa imborrable de Diana y las bromas de Jordi hablaban por si solas y los invitados respondían a estos impulsos dispuestos a que fuera la gran boda.
Localización
Can Marial, Sant Vicenç de Montalt
Share