NEGRE
Pasamos una tarde agradable paseando por el pueblecito de Mura con una pareja joven, con iniciativa, espiritual y sobretodo agradable. Así son Laura y Sergio.
El encanto que tiene Mura por si solo nos dejó centrarnos en la pareja y conectar, conocer sus intereses, preocupaciones y expectativas para la boda.
Al despedirnos ya teníamos ganas de que llegara el día de la boda, eso solo podía ser señal de que lo que estaba por venir iba a ser muy grande.
Share