NEGRE
Un reencuentro fue el motivo de esta boda. Después de unos cuantos años sin verse, Albert cautivo a Mireia y juntos empezaron lo que ahora ya es un matrimonio.
El mar fue el escenario, sin lugar a duda, de esta gran boda. Este paraje les une, así que decidieron que todos los invitados debían moverse y disfrutar como lo hacen ellos del poder del mar.
Todo estaba a la orden del día y preparado para una boda con clase en una pequeña iglesia de Calella de Palafrugell que se trasladó al Faro del pueblo, el cual ahora es un prestigioso restaurante y hotel.
La pareja estaba emocionada y dispuesta a disfrutar de este gran día de verano y de sus seres queridos. No faltó ningún detalle y los invitados fueron también protagonistas para culminar con la fiesta.
Localización
Església Sant Pere de Calella de Palafrugell – El Far de Sant Sebastià
Share