NEGRE
Una pareja con las ideas muy claras nos citaron en La Fageda d’en Jordà, un lugar muy idílico para conocernos.
Mientras paseábamos entre los árboles en pleno otoño conocimos sus intereses y preocupaciones para la boda. Iba a ser la Gran boda. A Roser le apasiona el mundo de las bodas así que junto con Toni lo organizaron todo para que el día fuera de 10.
Con ellos estuvimos muy cómodos, y aunque pasaron unos cuantos meses antes de la boda siempre estuvimos en contacto para acabar de detallar las últimas cosas.
Share