NEGRE

De camino a Calafell íbamos comentando cómo sería el encuentro con Isaac, Sergio y las niñas. Hablábamos por whatsapp con ellos para concretar el sitio de quedada y parecían muy agradables, así que estábamos dispuestos a que fuera una gran tarde con dos amigos.

No íbamos equivocados, lo pasamos en grande con ellos dos, Frida y Duna corriendo por la playa, pero sobretodo viendo que ellos también estaban disfrutando.

Más tarde nos desplazamos al Roc de Sant Gaietà para pasar un momento más íntimo entre ellos dos y jugar con los colores en polvo que tenían preparados.

Fue genial.

Nos fuimos con las expectativas muy altas para la boda y superó con creces nuestras espectativas.

Share